¿Cómo afecta el dinero a nuestra vida?

No nos engañemos, es necesario para mejorar.

Hay frases lapidarias que parece que cuanto más se dicen y más suenan mayor poder tienen.

“El dinero no da la felicidad”

“Lo importante es la salud”

Estos son  algunos ejemplos de cómo la sociedad nos va moviendo a su antojo, sobre todo, para que no nos esforcemos  en conseguirlo.

Jamás he oído ningún triunfador que diga estas frases.

A mi hay otra que suele gustarme más: “Poderoso caballero Don Dinero”.

Está claro que el dinero no da la felicidad, pero creo que es un arma maravillosa para ayudarnos a ser nosotros mismos. De ahí que digan que el dinero cambia a la gente, yo creo que más bien muestra cómo es.

Voy a enfocar este post en ver realmente cómo afecta a nuestra salud y nuestro estado de ánimo el dinero, y si realmente es lo que nos quieren hacer ver o simplemente algo que nos han ido metiendo en la cabeza para que no ambicionemos más.

No creo que un pobre y un rico estemos en igualdad de condiciones, y esto en tema de salud, me dice que jugamos en ligas distintas, ya no hablo de ricos con criada en casa y con el deportivo aparcado en el garaje, voy mucho más allá, hablo del día a día de las personas que tienen que enfrentarse a facturas que no pueden hacer cargo, hablo de la desigualdad que hay con que un niño pinte de maravilla y se te encoja el alma de no poderlo llevar a clases de dibujo por no poder pagarlo. Hablo de que llegue Junio y no sepas dónde meter a los niños hasta que empiecen el cole en septiembre. Hablo de que todos sus amiguitos se vayan a la playa, o que la gente te juzgue por llevarlos un día a comer a un local de comida rápida. Como si por el hecho de que siendo pobre no tienes derecho a nada que no sea respirar.

Ser pobre es un gran problema de la sociedad, pero desgraciadamente, la sociedad no lo ve así porque nos inundan películas donde parece mal que la gente tenga dinero, o que lo importante sea tener ojos en la cara.

Hace unos años, estuve hablando con una de las personas más inteligentes que conozco, charlabamos sobre lo afortunada que es la gente que tiene salud. En medio de la conversación dijo algo que me impactó: Stephen Hawking es el hombre más inteligente del planeta, no puede andar, pero tiene una inteligencia mucho más brillante que la tuya. ¿El discapacitado es él porque no puede andar o nosotros que somos “normales”? ¿Se cambiaría por ti? Creo que no. Yo tampoco.

Pasará a la historia como una de las mentes más brillantes de este mundo. Yo de momento pasaré como uno más. Es un hombre enfermo, no se puede mover, sin embargo está lleno de vida y su discapacidad no le impide levantarse cada día para seguir siendo el mejor.

Conozco gente que no puede encender una estufa porque no le llega para la luz o un aire acondicionado en verano por la misma razón, gente que no puede llevarse un trozo de pan a la boca por no poder ir al dentista del dolor de muelas que tiene, el alimentarse mal, día tras día, pasa factura. Por no hablar, del que para mí, es el peor de los males, no poder pagar facturas.

¿Todo esto no es acaso un mal enorme? Perdón para la gente que cree que la salud es lo primero ¿Cuando todo esto pasa no estamos hablando de temas de salud? ¿No es acaso salud el poder ir al dentista? ¿No es acaso salud llevarse un buen alimento a la boca o taparse con una mantita al lado de la estufa ardiendo en verano?

Las depresiones son un problema mental, un problema de salud, cada problema viene por una causa, siendo una de ellas el tema del dinero, dicho lo cual, creo que estamos hablando que cuando no tenemos dinero, está en juego nuestra salud.

He conocido parejas de novios que han estado discutiendo por el tema del dinero, familias que han dejado de hablarse por no poder pagar herencias.

¿Nunca habéis tenido una discusión con vuestra familia por cuestiones económicas?

¿No es esto acaso, un problema de ansiedad generado por la economía o falta de ella?

Os voy a contar mi caso, tenemos dos nenes, que son muy pequeñitos y van muy bien en el cole.

Hicimos una entrevista en un colegio maravilloso, nos encantó el método de enseñanza, el nivel, profesores (a primera vista), instalaciones… pero desgraciadamente no lo pudimos pagar. Salimos muy contentos y decepcionados a la vez.

Pero siempre tienes muy buenos amigos, los cuales te dicen la tontería que es pagar un buen colegio, porque la enseñanza es la misma. A mi modo de verlo, no deberíamos tener un buen coche cuando uno de tercera mano te lleva igual, un buen piso cuando puedes vivir en un camping…

Es decir, el dinero ayuda a conseguir tus sueños, sean los que sean.

El nuestro aún no se ha cumplido, vamos a luchar por ello.

Estamos en una sociedad en la cual aparece demasiado constantemente la ley del mínimo esfuerzo, ¿qué más da un colegio u otro?, si dibuja bien ya se verá cuando sea mayor, hay gente que ha aprendido siendo autodidacta, hoy en día en internet se aprende a hacer cualquier cosa sin necesidad de profesores…

¿Todo esto es verdad o es la típica excusa que nos ponemos para no tener que complicarnos más la vida? Desde luego es más fácil y más económico poner a un niño a dibujar en casa que tener que buscarle un profesor que le ayude.

Tengo una conocida que la nena tiene que volver a repetir, por tercer año, la pobre está desesperada. Cuando le pregunté que porqué no le ayudaba una profesora particular me dijo que la niña no quería porque prefería estudiar sola. Seguramente la chica se sentirá más cómoda estudiando sola, pero lo que es obvio es que ella sola no puede aprobar el curso, necesita algún tipo de ayuda.

Yo a esto lo llamo poco esfuerzo, ella porque así estudia menos y tiene menos presión, ya que se evita otra figura encima de ella, y del mismo modo la madre, ya que de esta forma se evita tener que buscar a alguien.

Qué decir de los niños que tienen salud y están en desigualdad social ¿No son niños acaso más vulnerables? ¿Qué pasa cuando los niños son muy listos y acaban mal en los estudios porque no tienen apoyo?¿Qué pasa cuando se necesita un profesor particular y no se puede pagar? ¿Es acaso la misma balanza? ¿Tenemos las mismas posibilidades o por el contrario las posibilidades ascienden a medida que asciende nuestro estatus?

El pensamiento es libre y está claro que cada uno pensamos de una o de otra manera, también teniendo en cuenta las circunstancias que vivimos, pero lo que también es una realidad es que hay un refrán que define todo esto de una manera muy tajante: “Mal de muchos, consuelo de tontos”.

Creo que mientras pensemos que no tenemos que hacer nada más para conseguir un mejor nivel de vida, que tenemos un trabajo y que nos conformamos con ello, y sigamos creyendo lo mismo que hace 200 años, nada va a cambiar.

Mi madre siempre ha dicho que la pobreza es una enfermedad que saca lo peor de nosotros mismos. Yo lo creo sin duda.

Si estás enfermo con dinero, podrás acudir a los mejores médicos, tomar la mejor medicación, dormir sin frío, tomar los alimentos más apropiados, no preocuparte de las facturas…

Desde luego,  podemos hablar de cultura como lo que nos proporciona un viaje, pero esto ya digamos que sería un paso que nos podríamos saltar.

Pero creo que en igualdad de condiciones, a nivel básico, la pobreza es una desigualdad en la sociedad que no debería existir.

No creo que todos tengamos las mismas posibilidades, ni tampoco básicas. ¿nos comportamos de la misma manera con dinero que sin él? ¿Nos ponemos más irritables cuando no tenemos dinero?

Voy a seguir con mi teoría de la inversión para poder estar cada vez más cerca de nuestro sueño. Al fin y al cabo, tampoco creo que todas las vidas sean iguales.

No creo que se pueda comparar una vida de una persona que tiene que luchar en su día a día para pagar las facturas con otra que tiene toda su vida cubierta económicamente.

Mi sueño es vivir de rentas, ¿Cual es el tuyo?

Si has considerado interesante este artículo, por favor compártelo.

JAVIER DOMINGO

Licencia de Creative Commons
¿Cómo afecta el dinero a nuestra vida? by Javier Domingo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Categorías

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.