¿Cuánto cuestan mis compras?

¿Cuánto cuestan mis compras?

Puede parecer una pregunta fácil de contestar, pero realmente no solemos planteárnosla demasiado en nuestro día a día.

Vamos a analizarlo un poco más a fondo, un poco más sinceramente con nosotros mismos.

Pongamos como ejemplo que vamos a comprar un suéter, giramos la etiqueta y pagamos. Listo.

Vamos a pasar ahora a la fase dos, cuantas veces nos vamos a poner el suéter?

Si el suéter va a ser un fondo de armario que vamos a utilizar un gran número de veces y nos va a servir como comodín para varias ocasiones, nos va a venir fenomenal, pues acabaremos amortizándolo en poco tiempo, no será un suéter caro aunque su precio sea elevado.

Pongamos en este caso, que hemos pagado 50 euros por él. En este caso vamos a poner que el suéter lo vamos a utilizar 100 días antes de que se acabe su vida útil. 50/100: 0,50. Esto significa que por un suéter que nos ha costado 50 euros, hemos pagado 0,50 por uso.

Ahora vamos a analizar el suéter número dos. Lo compramos a 20 euros. Lo gastamos una sola vez y la siguiente vez que nos lo ponemos, lo vemos demasiado chillón, no es de nuestro estilo y preferimos retirarlo de nuestro armario.

La realidad es que cuando lo compramos ya sabíamos que era un poco difícil de combinar, pero al final acabamos adquiriéndolo. Esta prenda finalmente nos ha constado 20/2:10 euros.

En este sentido, en el día a día es cuando debemos de darnos cuenta de que tenemos que comprar lo que realmente vamos a gastar, lo que podemos ponernos en cualquier ocasión pues es sinónimo de ahorro.

De la misma forma esperar a las rebajas y aprovechar los centros outlets nos va ayudar en los ahorros de las compras.

Ahora bien, siempre hay excepciones que hay que tener en cuenta y es importante el saberlo.

Pongamos como ejemplo un traje especial como puede ser, boda, bautizos, comuniones, fallas…

Este caso es distinto puesto que son trajes especiales de momentos únicos e irrepetibles, en este caso, posiblemente la ropa que adquiramos, sea cual sea, nos la pongamos una sola vez o en ocasiones contadas.

Aquí tenemos que tener en cuenta el presupuesto que tengamos y a ser posible, como hemos dicho ya en otras ocasiones evitar en la medida de lo posible, el endeudamiento.

Recomendamos siempre, una previsión en la cual empezar a ahorrar antes de cualquier evento y no salirse de nuestra previsión, y en todo caso, si nos salimos hacerlo de manera moderada.

Siempre tiene que estar presente en tu mente la frase:

  • ¿Cuánto puedo estar dispuesto a pagar por este producto?
  • Pero en este caso, la frase debe ser: ¿Cuánto estoy dispuesto a pagar por este evento?

La pieza de ropa que nos vayamos a poner en ese día en concreto, va a marcar la importancia que le demos al momento en sí.

iendo apropiado en ese instante, que con nuestro look, cuando miremos las fotografías al paso del tiempo nos sigamos sintiendo cómodos y que reflejen la importancia del momento sin dejar de ser nosotros mismos.

Este artículo se podría resumir en crea un buen fondo de armario, acorde a tu forma de ser.

Ten varias piezas que combinen entre sí, de forma que puedas llevar varios looks con piezas intercambiables que puedas ponerte infinidad de veces para abaratar los costes de los productos y utiliza prendas más exclusivas, en los momentos más claves para formar los recuerdos.

Pero siempre teniendo claro que hay veces que una pieza más cara al final nos resulta barata.

Traslada esto a cualquier aspecto de tu vida.

Empieza por algo que te sea sencillo y ves incorporándolo poco a poco hasta que sea tu forma de vida.

Categorías

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.