Empieza a rentabilzar tu ahorro

  • Rent. Ahorro - Art. 06
  • Rent. Ahorro - Art. 06

¿Qué consideramos una inversión rentable?

Si me pongo estricto, rentable es que produce beneficio o, dicho de otra manera, cuando los ingresos que produce superan a los gastos que requiere.

Sin embargo, para esta pregunta pueden existir infinidad de respuestas, según con la persona que hables.

 

Un ejemplo de esta situación es:

«Yo no compro pagarés (que, en el momento de escribir este artículo, están al 8% de interés) como inversión ya que no la considero rentable. Prefiero la compraventa de mercancía.»

 

Esto también es válido, por supuesto.

 

Pero, bueno, yo te voy a hablar desde mi punto de vista. Si después de leer estas líneas, piensas de cualquier otra manera, escribe un comentario y aprenderemos de ello.

Rent. Ahorro - Art. 06

 

¿Por qué no invertimos?

 

Por ahora, nos vamos a poner en el caso que creo que es el de la mayoría de la gente:

  1. Dispones de un capital reducido (seguramente, los ahorros que has podido reunir a lo largo de tus años de trabajo)
  2. Te gustaría sacarle todo el rendimiento posible
  3. No tienes claro cómo
  4. No crees poder hacer nada

 

Esta situación te llevará a preferir disfrutar el dinero ahora que puedes, en vez de ponerlo en movimiento.

 

De esta manera, entrarás (si no estás ya en ello) en un bucle en el que acabamos por no hacer nada, al no esperar a tener suficiente dinero como para empezar a hacer algo.

 

Deja que te diga algo: este es un craso error.

 

Deja que lo repita:

 

Este es un CRASO ERROR.

 

Por poco capital que dispongas siempre puedes hacer algo.

 

Si me crees, continúa leyendo.

 

La inversión base

 

Personalmente, creo que existe un tipo de inversión que está por encima de todo y que resume prácticamente a todas las demás.

 

COMPRA BARATO. VENDE CARO.

 

Seguro que no te descubro nada nuevo. Es más, seguro que estás pensando:

 

“Sí, claro. Es muy fácil de decir. Pero no es nada fácil de hacer.”

 

Pues bien, yo creo que sí es fácil de hacer.

 

Por otro lado, puede ser que estés pensando:

 

“Pero necesito capital para poder comprar… un gran capital.”

 

En realidad, no te hace falta tanto como piensas.

 

¿No me crees?

 

Deja que te cuente una anécdota:

 

Un hombre se compró una casa con un clip.

 

Una CASA.

 

A cambio de un CLIP.

 

La versión corta es que cambió el clip por otra cosa, y luego eso por otra… y por otra… un par de cientos de veces.

 

Cada cosa que conseguía era un poco más valiosa que la que daba a cambio.

 

Capital inicial: un clip.

 

Vuelve a pensar eso de que no tienes suficiente para empezar.

 

Imagina que reúnes un capital increíblemente extenso: 100€. ¿Qué harías con este capital?

 

En mi caso, intentaría alguna de las siguientes opciones:

 

Buscar por internet algún objeto que luego podáis volver a vender más caro.

 

Sí, existe, yo lo he hecho.

 

Te recomiendo que te centres en algún producto en concreto y no en buscar cualquier cosa que encuentres y parezca una oportunidad.

 

Tienes que ver a cómo se vende en los principales portales y buscarlo más barato, aquí varía el orden de los factores.

 

La verdad es que te vas a sorprender de la rentabilidad que puedes llegar a obtener.

 

¿Quieres que te diga?

 

Venga: he encontrado productos con los que he llegado a ganar entre el 30-50% de beneficio.

 

¿Qué cara se te ha quedado ahora?

 

Y sí, es verdad y está comprobado.

 

Deja que te ponga un par de ejemplos:

 

En una página web, compré unos muñecos que luego vendí por Ebay. Los vendí por el doble de lo que me costaron. ¿Había dicho un 50%? Este ejemplo es de un 100%.

 

El hermano de uno de mis compañeros eligió las cartas de coleccionista (Magic y Yu-Gi-Oh!). Compra packs enormes y vende las cartas por separado. Siempre encuentra mucha «morralla» que vende barato y algunas cartas especiales con las que consigue los verdaderos beneficios.

 

Puedes hacer lo mismo pero buscando en cualquier mercadito, tienda de ocasión, anticuario,…

 

Esta opción te va llevar más tiempo, tienes que desplazarte y mirar en los distintos puestos allá donde vayas.

 

No te olvides de que tanto el tiempo como el desplazamiento son un gasto que debes de contemplar y que alterarán los cálculos a la hora de saber la rentabilidad que le estás sacando a los bienes.

 

Asegúrate, en cualquier caso, de comparar por internet con el más barato que encuentres. Mira en los principales portales del nicho que has elegido para averiguar cuál es el precio más bajo de ese producto y cuántos hay.

 

De esta manera, podrás saber si es una operación rentable.

 

En ninguno de los casos anteriores se necesita un gran desembolso de dinero y, sin embargo, les puedes sacar una buena rentabilidad.

 

Está claro que, cuanto más dinero, más opciones de ir invirtiendo y encontrar un chollo.

 

Un consejo: no pienses que lo vas a comprar hoy para venderlo mañana.

 

Lo único que conseguirás así es desesperarte y, al final, abandonar.

 

Rent. Ahorro - Art. 06

 

Buscar a gente conocida que tenga cosas de las cuales se quiere deshacer y nosotros nos dedicamos a venderlas.

 

Es otra opción con la que estamos trabajando ahora.

 

El negocio aquí es sencillo: del valor obtenido nosotros nos quedamos con una comisión y el resto para el propietario.

 

Este negocio aún es mejor, ya que no tenemos que invertir ningún capital, el tiempo lo íbamos a invertir igual si hubiésemos comprado ese género y al final obtenemos un beneficio.

 

La basura de un hombre es el tesoro de otro

 

El refrán anterior nos lleva a otro tipo de negocio relacionado con lo que estamos hablando: saber sacar partido de aquello que la mayoría no quiere, pero que es muy apreciado por una minoría que sabe apreciar lo que es tener algo especial.

 

Un ejemplo muy bueno de esto, me lo contaron el otro día:

 

Una empresa de alimentación europea pidió a una empresa de decoración un producto específico, una serie limitada especial de la que no se hicieron más unidades que las estrictamente necesarias para cubrir esa petición.

 

La empresa que las pidió quería regalárselas a sus empleadas por uno de sus principales aniversarios.

 

El diseño del producto… digamos que no era especialmente apreciado. Así que casi ninguna de esas empleadas la quería realmente. Tampoco es que fueran a rechazar un regalo de dirección.

 

Una de ellas descubrió que, al ser algo tan especial y limitado, había coleccionistas dispuestos a pagar bastante por ellas.

 

Ahora, plantéate lo siguiente: ¿qué habrías hecho tú?

 

La protagonista de esta anécdota decidió hablar con sus compañeras para ver cuál era su reacción ante el producto y, cuando se encontraba con una reacción negativa, les pidió que se lo dieran.

 

Luego los fue vendiendo a los coleccionistas.

 

Puedes pensar que era injusto, o que se estaba aprovechando de sus compañeras.

 

Pero, lo cierto, es que, por un lado, les estaba aliviando de un producto no deseado y del que no se iban a deshacer así como así (recuerda que era un regalo de dirección).

 

Por otro lado, era la única que vió todo el valor de dicho producto (las compañeras ni siquiera lo querían).

 

Por si te lo preguntas, esta chica lista se sacó una buena tajada.

 

Comparte aquella información que tienes

 

Esta es otra alternativa, de lo que llamamos una inversión rentable.

 

Lo único que aquí existe una clara diferencia y es que el coste no es económico, sino de tiempo.

 

La ventaja es que se puede compaginar muy fácilmente con la vida que llevas actualmente.

 

La idea es sencilla céntrate en aquello que consideres qué sabes, o te gusta. Planifica qué es lo que sabes y si es suficiente y puede ser interesante para alguien.

 

Dentro de cualquier sector la experiencia se puede medir como una pirámide. En la base está la gente que no sabe nada y en la punta el máximo experto de la materia.

Lo único que necesitas es saber si por debajo de ti existe alguien que esté interesado.

 

No importa que haya más gente hablando de lo mismo.

 

Mira como hacerlo para darle un enfoque diferente y que le pueda interesar a la gente.

 

Seguramente llegará un momento, donde lo que sabes, no es suficiente y tendrás que empezar a formarte. Felicidades, habrás llegado al punto donde vas a empezar a avanzar.

 

Seguro que estás pensando que todo esto es demasiado trabajo, para lo que vas a obtener.

 

Sólo te dejo una reflexión:

 

Si Warren Buffet hubiese pensado eso cuando repartía periódicos, de niño, seguramente hoy no sería quien es.

 

En conclusión: no es lo que tienes, es lo que haces con ello.

 

Si consideras que te resutla útil lo que comparto contigo en este artículo, te invito a que me dejes un comentario con tus ideas al respecto. 

 

JAVIER DOMINGO

Licencia de Creative Commons
Empieza a rentabilizar tu ahorro by Javier Domingo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Categorías

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.