Haz

No te pares, empieza a moverte sin detenerte para nada. Seguro que de     ese movimiento surge algo productivo.

¿Sigues auto-convenciéndote con las mismas frases porque tienes miedo de salir de tu zona de confort? Si es así, sigue leyendo. ¡Este artículo es para ti!

 Lo primero que tienes que hacer es pensar si lo que deseas es cambiar tu situación actual. Salir de esa zona de confort que te has creado. Para ello deja de excusarte porque no te llevará a ningún sitio.

 El autoconvencimiento es una arma de doble filo.

 Podemos utilizarla a nuestro favor de forma positiva transmitiendonos la fuerza interna para enfrentarnos a todos los problemas en nuestro camino del crecimiento.

 O, por el contrario, permitiendo que obstaculice  nuestro crecimiento hasta que nos merme todos nuestros sueños.

 En este caso, es la mentalidad del conformista que busca cobijarse en aquello que quiere, o le hacen, pensar, y se cuenta a sí mismo lo necesario para finalmente no hacer nada.

Esto lo vemos cuando queremos empezar algo. Nos decimos; “cómo voy a comenzar si este ya lo está haciendo y le va de maravilla y nunca voy a llegar a ese nivel”. “Voy a ser uno más y al final voy a morir en el intento”. ¡Para!. Ante esto sólo puedo decirte que te equivocas enormemente.

 Primero que nada decide dónde quieres estar, pero hazlo en serio, no con lo típico de a mí me gustaría.

 Y una vez lo hayas decidido y te hayas autoconvencido. HAZLO.

 Si lo que me vas a decir ahora es que no tienes ahorros para afrontar este proyecto, no te preocupes hay maneras de empezar proyectos sin tener que hacer un desembolso económico.

Empieza conociendote a ti mismo y averigua lo que te divierte. Y entonces piensa cómo puedes ganar dinero con ello. Lo mejor es que te preguntes esto todos los días y todos los días busques una respuesta mejor.

 De todas maneras estamos creando un artículo, con algunos consejos, mentalidad para poder ahorrar.

 Pero aunque esto sea importante, lo primero es que cambies tu chip y empieces a darle vueltas para mejorar tu situación actual.

En el camino, tropezamos todos. Las ideas las saca el que se levanta y sigue adelante más veces. Estos sentimientos negativos siempre aparecen cuando afrontamos una nueva experiencia y continuamente tiene el mismo final, se convierten en una ampliación de nuestra zona de confort.

 Cuando le preguntaron a Thomas Edison sobre sus fracasos antes de inventar la bombilla, respondió que no fracasó, sino que aprendió 999 formas de no inventar la bombilla.

Con esto lo que quiero transmitir es que tengas la mentalidad de crear algo, si no te sale como pensabas,… ¿Qué? Nada. A por otra cosa o a mejorar lo que ya tienes, puedes darle un vuelco radical y sobre la misma base crear algo nuevo.

HAZ - Art. 05

Nunca es tarde

¿Alguna vez has pensado cómo afecta el entorno a tu economía personal? La mayoría de las respuestas es no. Pero nadie quiere reconocerlo.

Pertenecemos a la vorágine del día a día y nos hacemos esclavos de nuestro entorno. Nos acostumbramos a escuchar, incluso llegando a hacerla nuestra, “Claro, con  los sueldos de hoy en día, es imposible ahorrar”, “hace unos años si hubiese hecho esto,… ahora tendría,…” o peor aún, “ya soy demasiado mayor, porque tengo 40 y si tengo que hacer el esfuerzo durante 10 años de mi vida, a ahorrar, para luego decidir dónde invertir, es mucho tiempo y yo necesito vivir”.

La única solución es esperar a que un premio de lotería o herencia sean capaces de colocarnos arriba, muy arriba en nuestros objetivos. Sin embargo, de qué nos servirá nuestro premio de lotería si lo único que nuestro entorno nos enseña es a gastar. El 90% de la gente premiada a los 10 años vuelve a una situación peor o igual de la que tenía antes de conseguir el premio. ¿A qué piensas que es debido? Sencillo, nuestra sociedad nos ha educado a que cuando dispongamos de dinero solo pensamos en gastos…

Algo parecido sucede con la herencia, hay ocasiones que mantener los bienes que te han dejado supone un gasto superior del que tú puedes asumir y te quedas con la obligación de deshacerte de la herencia. Y con liquidez, vuelta a los gastos…

Entonces, ¿Por qué queremos llegar por “el atajo” al dinero si hacemos todo menos ahorrar?

Aunque parezca complicado, para contestar a esta pregunta, necesitamos parar y bajarnos de ese caos diario con el fin de disponer de un rato de reflexión. Te recomiendo que empieces hoy mismo a buscar un momento del día para darte esos minutos de meditación. Aquí radica gran parte del cambio y no somos conscientes.

Nos daremos cuenta que estos “problemas” no se resuelven ganando más ni siendo más joven. Tendremos que poner a examen todo nuestro entorno para empezar a identificar qué cosas son ciertas y cuales son infundadas por la mayoría.

 Seguro que estás pensando, todo esto suena muy bien pero que puedo hacer, si ya tengo mis hijos, nietos,… y la vida va casi rodada. Te ponemos los siguientes ejemplos, de gente que ha triunfado después de los 40 años. 

 Para que veas que nada es imposible y que sólo tienes que tener una mentalidad, voy a crear algo.

En resumen, despierta, espabila y actúa.

Y recuerda, mejor hoy que mañana.

Intensidad

Queda claro, que hay que cambiar nuestra mentalidad, tanto la interna como la externa, que afecta a nuestra manera de actuar y donde siempre obtenemos los mismos resultados. Ya lo decía Albert Einstein; “Si quieres resultados diferentes, haz cosas diferentes”.

Dicho esto, tenemos que comenzar a hacer cosas que te sitúen en un punto de incomodidad. Lo que me refiero con esa incomodidad es, por ejemplo, cuando llevas todo el día trabajando, llegas a casa tarde, te duchas, cenas, vas a ver un rato la tele y a descansar hasta el día siguiente. La situación de “estoy todo el día trabajando y necesito descansar.” Esto es algo que nos hemos creado para sentirnos cómodos y convencernos, no sirve para nada más.

Proponte cosas que puedas hacer para cambiar tu situación actual. Lo primero que tienes que pensar es si estás dispuesto a “dejar de disfrutar” de ese momento de descanso. La intensidad de esta incomodidad las marcas tú.

Nosotros ya lo estamos haciendo y te puedo asegurar que es algo muy adictivo, llegando al punto de decirte, a ti mismo, y qué más puedo hacer y no parar de pensar.

¡Tenemos que salir de nuestra zona de confort!

Te darás cuenta que a medida que vayas pasando a la acción lo que inicialmente eran momentos de incomodidad e incertidumbre, ahora se convierten en una ampliación de tu zona de confort. Esto es la magia de actuar.

Pero… Yo no sé qué hacer.

Supongamos que te gusta el deporte podrías pensar ya existe mucha prensa especializada en esto, ¿cómo voy a hablar de ello? Nadie me leerá, error.

No puedes pensar de esta manera. ¿Qué deporte te gusta? Cuanto más específico mejor.

Estudia, especialízate, hazte un experto. Una vez tengas esto, habla de él de una manera especializada y técnica.

Crea un lugar donde la gente pueda acudir a buscar aquello que no encuentra, o que tendría que buscar en varios lugares. En pocas palabras: Hazte amo, dueño y señor.

El éxito de nuestros retos reside en nuestra mente en el momento de afrontarlos.

Si estás pensando a mí me gusta el fútbol, pero claro del fútbol habla todo el mundo y a toda hora. Perfecto. Cada vez que aparece un tema así, lo católico como un “mega-apartado” dentro de un sector.

El deporte en general es importante y te hemos dicho que te especialices, pero el fútbol es tan importante como el deporte en general. Por lo tanto debes de tratarlo como el ejemplo anterior. Busca algo concreto y especialízate. Ya podrás crecer, pero siempre siendo el mejor.

Este ejemplo lo puedes transmitir a todo. Te gusta la enfermería, mecánica, videojuegos, cine,… crea algo concreto y especilízate.

Seguro que la pregunta que te estás haciendo ahora es ¿y cuando lo hago si no tengo tiempo? . Al pinchar sobre el enlace podrás encontrar la respuesta. 

Espero que te haya gustado este artículo y las ideas que he intentado transmitir. Si es así te pido que lo compartas. Gracias y nos volvemos a ver.

JAVIER DOMINGO

Licencia de Creative Commons
Haz by Javier Domingo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Categorías

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.