La educación actual

No es sólo aprender sino aprender a crear.

Nadie niega que la educación es uno de los grandes pilares de nuestro desarrollo como personas de forma  intelectual, afectiva y moral.

La finalidad por la que un niño asiste a la escuela es para que el maestro le transmita una serie de valores y los conocimientos en la materia que le está enseñando.  

Por esta razón es tan importante que el maestro sea una persona entregada y con gran vocación y al mismo tiempo y de la misma forma, que las familias formen parte importante de la educación de sus hijos y se integren de manera entregada en ella.

Uno de los primeros problemas que nos vamos a encontrar es que tanto maestros, como padres queremos ir “traspasándonos tales obligaciones”.

“No podemos culpar a otros de nuestros errores.

Hemos de asumir nuestra responsabilidad”

Cuando un niño asiste a clase por primera vez tiene la mente en blanco.

La actitud que va a tomar va a ser la de los valores que le vayamos transmitiendo.

Aquí es cuando nos vamos a encontrar con un segundo y gran problema:

Nuestro sistema educativo está desfasado por todos los ámbitos que lo queramos mirar.

Fue ideado hace 250 años por los prusianos, donde la educación era escasa, un nivel cultural muy bajo y utilizaban esta forma de enseñanza para poder crear un ejército de soldados mansos y obedientes.

Parece surrealista que aún hoy en día, casi todos los países, sigan este modelo de enseñanza. Pero la realidad es que lo seguimos teniendo y ahora es cuando estamos despertando y tomando conciencia de lo importante que es la enseñanza.

Se están movilizando para que el modelo de enseñanza cambie

Uno de los principales problemas que nos vamos a encontrar somos nosotros mismos a la hora de educar a nuestros hijos.

La sociedad, desgraciadamente, está siempre juzgando el comportamiento de la gente que nos rodea, y claro, esto nosotros queremos evitarlo a toda costa. Queremos un niño ejemplar que deje de preguntar, de interesarse : ¿Qué es esto? ¿Cómo has dicho? ¿Por qué sí? ¿Por qué no?

Estas son las típicas frases de los niños que los adultos intentamos borrar de su mente lo antes posible.

Tranquilos, cuando llegan a la adolescencia, el alumno da un bajón importantísimo, ya no tiene interés, ya es un chico que sólo obedece.

¿Qué ha pasado? Bueno, como siempre aquí está la presencia de lo que se considera políticamente correcto.

¿Cuántas veces hemos oído: niño no preguntes que es de mala educación? o la frase tan absurda: Porque lo digo yo y punto!, o sino: Cuando seas padre comerás huevos”. Hay una frase horrible que a mi me sigue llamando la atención:

«Cuando yo era pequeño solo una mirada

bastaba para que no volviera a preguntar”

Modelos de este comportamiento por parte de los padres tenemos muchos, hay otro como: !Cállate que estamos hablando los mayores!

Esto yo lo llamo podadores de árboles, unos árboles que cuando van creciendo, vamos podando a medida que van desarrollándose con la ilusión de la inocencia, si se van “torciendo” sólo una pequeña caña bastará para que el árbol vaya por el camino que deseamos, o peor aún, desea el resto de la gente.

Les vamos recortando a nuestro antojo, con una única finalidad: hacer lo que se considera bueno para satisfacer lo que la mayoría de la población considera que se debe ser.

«Pensamos que crecemos libres de pensamiento,

pero en realidad hemos sido conducidos al camino que han querido”

¿Pero qué pasaría si consideráramos un modelo antiguo como desfasado e intentáramos introducir un modelo más novedoso?

Soy padre de dos hijos (1 y 2 años), desde que nacieron intentamos que nuestros hijos crezcan con otros valores.

Cada vez que le vamos a censurar una cosa, le damos una explicación:

1- No se le prohíbe nada que puedan hacer o experimentar por ellos mismos.

2- Se les explica detenidamente como funciona cada cosa para que puedan tomar conciencia por ellos mismos.

3- Saben poner lavadoras, saben cuando y donde se pone el champú o el suavizante.

4- Calientan tomate a fuego bajito para evitar que se puedan quemar, pero lo suficiente para que esté tibio y sepan que está caliente.

5- Oyen canciones en varios idiomas y las tararean.

6- Saben llamar por teléfono y nociones básicas del mismo

7- Utilizan youtube para ponerse sus propias canciones.

8- Les apasiona la música clásica y la piden.

Esto es lo que hoy es día muchos especialistas llaman estimulación temprana.

La mayoría de gente se lleva las manos a la cabeza y dice que unos niños tan pequeños jamás deberían hacer cosas de mayores. Y yo pregunto: ¿Hay una edad en la cual deben empezar a desempeñar tareas? ¿Hay edad en la que deban saber esto? La respuesta, para la sociedad, es sí, desgraciadamente así es.

“¿Por qué esas pautas y patrones?”

“Crezcamos explorando y conociendo nuestro entorno. Esta es la única manera de

desarrollarnos y ser personas con consciencia”

Nadie da importancia a porque los bebés deben gatear a los 9 meses y uno un poco más rezagado lo hace a los 10. No importa, hay poca diferencia.

Sin embargo, un niño debe repetir curso si no sabe multiplicar a los 7 años.

No importa que sepa dibujar de una forma sorprendente, da lo mismo que en gimnasia meta muchos goles, o que sepa escribir bien.

Nada de eso importa si hay  una asignatura importante en la que vas retrasado respecto al resto de compañeros.

“Todo esto pasa porque hay un patrón único, un modelo a seguir,

marcado por una sociedad desfasada en la enseñanza”

¿Alguien se sorprendería porque su hijo repitiera sino no va bien en matemáticas e inglés? No, de hecho, reñirían al niño por no ser lo suficientemente aplicado.

¿Qué harían si repitera porque ha suspendido ética? ¿Hablarían con el profesor? ¿Es entonces acaso más importante que el niño aprenda las tablas de multiplicar antes que los valores que lo formarán como persona?

¿No debería ya el niño haber tenido unas bases elementales e importantes de compañerismo  antes que las tablas de multiplicar? Esto yo lo considero un error majestuoso.

«La inteligencia moral, el compañerismo y la buena moral,

no se evalúa, no entra en un curriculum”

Deberíamos reeducar a la sociedad, nos faltan valores básicos, unos perdidos con el tiempo, otros que deberíamos de tener en cuenta. Nos falta ternura, amor por el prójimo, así como del mismo modo nos sobran horas de clase.

Yo a la gente partidaria de que los niños pasen tantas horas en clase les preguntaría cuántas horas dedica su hijo a jugar, a saltar por los jardines o a explorar el mundo en el que ha nacido. Desgraciadamente, los niños están tanto tiempo en los colegios que les es imposible tener el mismo tiempo simplemente para ser niños.

Tengo una experiencia cercana con la que todos deberíamos reflexionar.

Es una amiga, su madre es maestra, su madre tenía que dejarla media hora antes todos los días para que ella pudiera ir a su trabajo, que era otro colegio. Mi amiga odiaba el colegio, entraba antes que ninguna niña y hacía clases extraescolares para que su madre pudiera recogerla. Lo peor de todo es que ella hace lo mismo con su niño. Con cuatro meses empezó en una guardería. Va a actividades extraescolares y entra antes que sus compañeros.

«Nos convertimos en aquello que hemos visto.

Sin importarnos cómo nos haya afectado.”

¿Cuánto tiempo debería un niño invertir en sus clases? ¿Clases es igual a enseñanza? ¿Cuántas más horas dediquemos en clase más preparados saldremos?

Señores 250 años nos sobran para demostrar que no. Modelos como el sistema Finlandés nos sobra para demostrar que no. ¿Cuál es el problema? Hay muchos y lo sabemos, pero uno de ellos es que el sistema de los Países Nórdicos lo primero que hace es compaginar la vida familiar con la laboral, el nuestro ni por asomo trata de hacerlos integrados.

Los valores son la clave de la enseñanza, envidiada por todos los países pero que ninguno pone en práctica.

Una de las cosas fundamentales es que los profesores tienen un cargo importantísimo en la sociedad, son maestros por vocación.

¿Alguna vez hemos oído quiero ser de mayor…..? Y la respuesta tajante de un adulto ha sido: Estudia algo que tenga salida, eso no la tiene.

Esto es uno de los tremendos errores que tenemos en nuestra sociedad, sin darnos cuenta de que más vale ser un gran peluquero que un mal médico sin vocación y que los pacientes no sean su vida.

¿Acaso ser barrendero es desmerecerse? ¿Jardinero? Conozco esteticienes que les hacen cola para hacerse las uñas, porque las clientas valoran su trabajo.

Por  lo cual, partimos de una sociedad que deberíamos de modificar.

“El problema es nuestro,  no nos olvidemos.

Un día caminando por la calle, una mujer iba comentando a una niña de unos 15 años que el trabajo no tenía porqué gustarle, era sólo un medio de vida, lo importante era tenerlo aunque no te gustara.

Esto es un gran error muy extendido en la sociedad, como muchos otros.

Tu trabajo puede no gustarte los primeros meses, pero al cabo de muy poco tiempo, tan sólo habremos creado peones con muy poco entusiasmo y motivación cuya única finalidad sea pasar 8 horas de su vida en un lugar que jamás les gustó.

Una de las frases más sentenciadoras que yo he escuchado es : “Tengo trabajo y me pagan”

Es horroroso que una persona esté tan desmotivada como para llegar a este punto.

Esto es a lo que nadie debería llegar, esta claro que esto lleva a un nivel de frustración tal, imposible de sobrellevar, ni por parte del trabajador, ni por parte de la empresa. Si una persona va a su puesto de trabajo con la única meta de un sueldo, quejándose diariamente de su sueldo y del papel que desempeña pero no hace nada por cambiarlo, ¿es esto lo que nos han metido en la cabeza? ¿Nos lo hemos metido nosotros mismos?

Si a esto le sumamos que nuestros hijos tienen deberes todos los días, más preparar exámenes, más unos libros de texto ya hechos y esquematizados donde las preguntas sobran, unas clases totalmente formales, a nadie le debería sorprender que los niños no quieran ir a clase y que el abandono escolar sea enorme.

Tenemos unas tasas de paro importantísimas y la gente con más títulos que nunca en la historia de España. ¿Debería de sorprendernos? ¿Tenemos capacidad como para montar nuevas e innovadoras empresas o como dice la abuela de mi mujer: Ya está todo inventado?

Una pregunta básica que deberíamos de hacernos todos los padres es: ¿Qué modelo de hijos queremos? Cuando mi mujer estaba embarazada siempre decía lo mismo: “Que vengan bien y que se mantengan” Esto significa que sean buenos para la sociedad con unos valores muy elevados y con amor al prójimo.

¿En algún momento hemos hablado en clase de lo que queríamos ser de mayores? ¿Alguien nos ha guiado? ¿Es acaso malo no tener carrera? Conozco peluqueros que salen por la tele que no se cambiarían por una persona de carrera.

Uno de los problemas que nos vamos a encontrar, y ya llevamos unos cuantos, es que cada 4 años cambiamos de Gobierno, las leyes de la Educación las hemos cambiado y reformado, ¿desde la base? Está claro que no.

¿Hablamos inglés? Lo empezamos a escribir desde pequeños. Sí, he dicho bien, a escribir.

¿Es esto forma de impartir un idioma? Ahora parece que lo estamos modificando. Gracias a Dios, parece que nos hemos dado cuenta. Sólo nos han hecho falta dos generaciones.

Y ahora yo me hago una pregunta, si esto ya lo hemos visto hace varios años,

¿ Por qué no se lleva a cabo?

¿Por qué somos capaces de estudiar carreras que tienen salidas y sin embargo tenemos una tasa de paro tan elevada?

¿Por qué somos capaces de multiplicar con 7 años pero incapaces de planificar nuestros gastos?

¿Estamos haciéndolo bien o realmente somos patrones marcados por una sociedad en la que la enseñanza está totalmente desfasada?

Cada uno que saque sus propias conclusiones…. pero sobre todo vamos a intentar: SER FELICES

Con todo esto que he descubierto, me he quedado helado. Es algo que siempre podía suponer, pero nunca me había parado a analizar.

¿De verdad somos tan libres como pensamos?

¿O nos llevan por donde quieren que vayamos?

Si de verdad nos cuestionásemos esto y parasemos a analizarlo creo que la situación en la que estamos sería totalmente distinta.

¿Te ha gustado el artículo? Si es que sí por favor compártelo. Gracias

JAVIER DOMINGO

Licencia de Creative Commons
La educación actual by Javier Domingo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Categorías

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.